Mastopexia, el postoperatorio

Luego de la cirugía para levantar el busto se debe ser extremadamente cuidadosa con el postoperatorio. Una vez que la cirugía ha finalizado podemos relajarnos para ver el resultado final. Durante el postoperatorio se pueden dar los siguientes padecimientos:

  • Dolor y malestar. El busto estará inflamado por lo que se verá más grande de lo que en realidad será su tamaño. Se presentarán hematomas en los senos debido a la sangre retenida y estarán muy sensibles. El dolor no debe ser intenso, en caso de que así sea hay que comunicárselo urgente al médico para que diagnostique el problema.
  • Los primeros días se usan vendas, las cuales son sacadas después por el médico. Durante el tiempo de recuperación se debe utilizar un sostén especial que no comprima el busto pero sí que dé una buena contención. Se debe dormir boca arriba para no poner presión sobre los senos.
  • Algunas veces los senos se resecan después de la cirugía y hay que humectarlos con cremas o aceites neutros (sin fragancias ni olores) para prevenir futuras irritaciones.
  • El mejoramiento de las cicatrices puede llevar de meses a años.

Si realmente estás convencida de que necesitas realizarte este tipo de cirugía, aquí te ofrecemos una lista de sugerencias para que tengas en cuenta:

  • Busca quien te recomiende un médico de confianza, o búscate alguno de renombre.
  • Asesórate en clínicas serias y que te muestren un catálogo de fotos de las pacientes anteriores.
  • Pregunta todo lo que necesites saber y exige que aclaren tus dudas con respecto al tema.
  • Busca la opinión de diferentes médicos antes de decidirte.
  • Convérsalo previamente con tu familia, es mejor si es una decisión conjunta entre tú y tus padres o esposo.

Si ya estás convencida de hacerte la cirugía y has seleccionado el médico ideal que te genera confianza, organiza tu regreso a tu casa, ten a mano todos los elementos que vas a necesitar en el postoperatorio y sigue al pie de la letra las recomendaciones del médico.

Dejar respuesta