El aumento de senos según cada mujer

aumento de senos

El implante de siliconas es una cirugía clasificada como estética o plástica porque sólo otorga beneficios estéticos. El tener un busto más voluminoso no agrega ningún beneficio físico ni sana ninguna enfermedad, pero contribuye en el bienestar personal y hasta aumenta el autoestima en algunas mujeres.

Al ser ésta una cirugía estética los seguros médicos generalmente no la cubren. En los casos en que la cirugía es reconstructiva (ya sea por secuelas de un accidente o enfermedad) algunos seguros la cubren.

El aumento de senos puede realizarse de diferentes maneras, por supuesto que siempre es el médico el que determina cuál es la más adecuada según cada paciente. Durante la cirugía el médico coloca los implantes ya sean de solución salina o de siliconas. Según la opinión de algunos médicos las siliconas dan un resultado más “natural.”

Una persona saludable con una clara visión sobre los resultados que pueden obtenerse con la cirugía es una buena candidata a realizársela.

En cambio no es buena candidata a efectuarse dicha cirugía, aquella persona que:

  • Posee problemas de salud. Toda cirugía tiene riesgos y estos riesgos aumentan si el paciente tiene problemas de salud que pueden presentar complicaciones.
  • Posee busto caído o flácido. El aumento de senos no eleva el busto, para esto se requiere de una operación para levantarlo. Pueden combinarse ambas operaciones para que el resultado sea un busto más firme y grande. Si la flacidez es mínima o moderada le otorgará naturalidad al implante, por lo que no será necesario el levantamiento de busto.
  • Posee antecedentes de malas cicatrizaciones anteriores. Si el paciente no ha tenido una buena cicatrización en el pasado existen probabilidades de que esta cirugía deje cicatrices muy evidentes.
  • No posee expectativas realistas. Si la persona tiene expectativas no realistas de la cirugía como por ejemplo creer que la cirugía cambiará su vida un 100%, luego de la cirugía quedará insatisfecha al notar que ha tenido solamente un cambio físico.
  • El estado de los tejidos. Independientemente de la edad cronológica de una persona se debe tener en cuenta la edad de los tejidos la cual está determinada por nuestros genes y nuestra edad cronológica, pero que también se ve afectada por nuestro estilo de vida. Los factores que determinan el estado de los tejidos son las variaciones de peso y los embarazos.

Conclusión, independientemente del volumen que deseemos tener, siempre una consulta previa con el médico es la mejor opción para dar el primer paso. Un buen médico nos puede llegar hasta aconsejar si necesitamos o no esta cirugía, y hacer que nos aceptemos tal cual somos sin necesidad de correr riesgos.

1 Comentario

Dejar respuesta