Pensar positivo para mantenerse en forma

Perder peso, no solamente es cuestión de cambiar los hábitos alimentarios, y una rutina de ejercicios, sino que es parte de nuestro pensamiento, el cual muchas veces se ve afectado y no nos permite lucirnos y vernos justamente como queremos.

Para obtener estos resultados tan ansiados como el de una silueta delgada y armoniosa, es necesario además de cambiar la mala alimentación y el sedentarismo, eliminar de nuestra cabeza aquellos pensamientos negativos, y ante las primeras frustraciones redoblar la apuesta. Hay que aprender a identificar aquellos pensamientos, como “no puedo, “nunca fui capaz de” ” yo no debo”, ” no tiene sentido cambiar”… y transformarlos en pensamientos positivos y placenteros, como “yo soy capaz”,  ” cambio porque me resulta saludable”, ” me gusta o me satisface”.

Un buen ejercicio para el cambio, es practicar a diario alguna de estas frases en diferentes circunstancias, o podrás notar como cambia poco a poco el estado de ánimo, a medida que empezamos a controlar nuestra ansiedad y pensamientos negativos.

Luego de controlar los pensamientos negativos, tenemos que controlar nuestras actitudes impulsivas, que de alguna manera al controlar lo que pensamos, nos ayudará a descubrir que es lo que las desatan, y de esa manera, al identificarlas, será más fácil descubrirlas y no angustiarnos, dejando de lado aquellos ideales por los que luchamos, así conseguiremos controlar la dieta, la actividad física, y cuando nos sintamos decaídas, volveremos a encaminarnos para mantenernos en forma.

Dejar respuesta