Mascarilla de zanahorias y aceite de almendras para pieles deshidratadas

En el otoño, cuando hemos regresado de unas extensas vacaciones, y el sol ha dejado nuestra piel, con sus nocivos efectos, muchas veces la piel se torna deshidratada, por eso es el momento de acondicionarla, antes que lleguen los fríos, y regresarle su belleza natural.

Para ello te sugerimos que utilices una simple fórmula casera a base de zanahorias, que devolverá a vuestra piel, la hidratación profunda que ha perdido por exponerse al sol.

Hierve dos zanahorias, con 3 cucharaditas de aceite de almendras y cáscara de naranja hasta que la mezcla se torne un tanto cremosa. Una vez que haz conseguido una pasta homogénea, deja entibiar, hasta que se pueda aplicar sobre el rostro.

Luego con una brocha o pincel debes aplicarte la mascarilla por todas las zonas del rostro en forma pareja para que reciba todos los principios activos de la zanahoria, y el aceite de almendras, deja actuar durante unos 20 minutos y luego procede a enjuagar con abundante agua tibia.

La vitamina C que posee la zanahoria, además de los carotenos actúa sobre la piel a modo regenerador, y de ésta manera se consigue una hidratación completa de la piel, además las almendras son ricas en vitaminas, que le devuelven naturalmente la elasticidad, tonicidad y tersura a las pieles deshidratadas. Prúebala y cuéntanos como te fue.

Dejar respuesta