Fangoterapia, crema casera antiarrugas

Entre los más variados beneficios de la arcilla y la fangoterapia, encontraremos que es un excelente regenerador de las células de la piel, tonificando el tejido conjuntivo, y la misma es capaz de mejorar el riego sanguíneo y linfático, lo que a la larga se traduce dermatológicamente en una piel saludable, hidratada y sin imperfecciones.

Acá os proponemos una mascarilla antiarrugas para aprovechar los beneficios cosmetológicos de la arcilla, y lucir la piel del rostro fresca y rejuvenecida.

Debemos contar con:

100 gramos de cera de abejas, una cucharadita de aceite de germen de trigo, una cucharadita de arcilla, y tres gotas de aceite esencial de lavanda.

Para realizar la crema, pondremos a baño María, la cera de abejas hasta que se torne líquida, y luego añadiremos la cucharada de arcilla, sin dejar de revolver, para luego agregarle el aceite de germen de trigo y conseguir una pasta homogénea. Se retira del fuego, y se deja entibiar, una vez alcanzado ese punto debemos agregar el aceite esencial de lavanda, y procederemos a envasarla. Hay que dejar la misma que repose unas 48 horas para que se concentren todas las propiedades de los elementos que hemos utilizado.

La misma se puede aplicar sobre el rostro y es excelente para usarla como mascarilla descongestiva a modo de antifaz sobre toda la cara, luego de una exfoliación, se la debe dejar actuar unos 10 minutos, y paso seguido retirar con abundante agua tibia. No dejes de probarla y contarnos que te pareció.

1 Comentario

Dejar respuesta