Consejos para reconocer el tipo de piel que llevamos

Saber que tipo de piel tenemos, es un paso esencial para poder adquirir los tratamientos correctos de cuidado de la misma y saber que tipo de productos necesitamos utilizar.

Debemos prestar atención si la piel está deshidratada en la superficie o en profundidad,  la deshdratación superficial suele notarse mucho más en invierno y se presenta con descamación, en la deshidratación profunda la piel se encuentra ajada y tiene tendencias a arrugarse.

También se debe observar las alteraciones de la piel en su tonalidad y color que se deben a las toxinas que elimina nuestro cuerpo, el color térreo o parecido al plomo vuelve opaco al cutis y suele aparecer cuando estamos cansadas o padecemos de fatiga, un color oscuro de produce cuando padecemos de intoxicaciones crónicas mientras que un color opaco que le brinda a la piel un color terroso se puede deber a trastornos intestinales, el color pálido está relacionado con trastornos ginecológicos.

Para saber si su piel es grasa o seca, debe observar que los poros aparecen dilatados y la grasa es brillante y cuando esta deshidratada se presenta un exceso de secreción sebácea. Las pieles secas tienen a resquebrarse y al tacto transmiten una sensación de aspereza.

A base de estas descripciones usted podrá optar cual es el tratamiento más adecuado según su tipo de piel, pero siempre antes debe realizar una consulta con el dermatólogo.

2 Comentarios

Dejar respuesta