Consejos refrescantes para las quemaduras de sol

En aquellos lugares donde comienzan los primeros calores, es muy natural que todas deseen verse bronceadas, para realzar aún más la belleza.

Lo cierto es que nunca está de más cuidarse con protectores solares y prevenir el enrojecimiento de la piel. En el caso que inevitablemente se produjese la piel roja, hay que tener en cuenta algunos consejos prácticos.

Si la piel se inflama después de una quemadura, es necesario humedecerla mediante una tela embebida en agua helada y colocar sobre la zona afectada a modo de refrescante por unos 10 a 15 minutos, una vez que la tela se torne caliente retire y cambie por otra. Este procedimiento se debe realizar en intervalos cortos, varias veces al día.

Es recomendable así mismo en estos casos utilizar agua de hamamelis, para conseguir un rápido alivio.

Otra opción muy saludable es agregar almidón de maíz  a un poco de agua y formar una pasta para aplicar sobre las quemaduras, y en el caso que las quemaduras fueran en los ojos, aplique bolsitas de té que estén mojadas y tibias.

Al momento del baño, evite el agua caliente y el jabón, las sales de baño, y seque el cuerpo con una toalla suave y pequeños golpecitos sin fregar para que la piel no arda.

Dejar respuesta