Tratamientos especiales para luego de una exposición solar

tomando el sol

Por lo general cuando va a terminar el verano nos encontramos con algunas zonas del cuerpo bastante dañadas, aquellas que han pasado mayor tiempo al sol de forma directa o indirecta.

Estas zonas (labios, escote y cabello las más afectadas) suelen ser las menos protegidas por la película hidrolipídica (es la superficie de nuestra piel que se forma por una emulsión de agua y grasas y nos protege ante bacterias y hongos, gracias a su pH ácido.

Al final del verano los labios suelen lucir deshidratados ya que su piel es extremadamente fina, y tienen una carencia de melanocitos que los protegen del sol y escasez de glándulas sebáceas, por lo que se convierten en una de las zonas más deterioradas, luego del verano necesitarán un tratamiento intensivo, de exfoliación a base de un producto suave, se pueden frotar con un suave cepillo de dientes y vaselina, bálsamos hidratantes durante el día y mascarillas durante la noche.

En cuanto al escote, también es una zona delicada que siempre queda desprotegida y se deshidrata con mucha facilidad, requiere los mínimos tratamientos que utilizamos para el cutis, exfoliación,  limpieza, e  hidratación al menos dos veces por semana hasta recuperar su textura.

Y por último los cabellos que en verano padecen una decoloración de su tono, se clara, y el corte pierde su forma, dado la exposición al sol , al clor de la psicina, y la sal del mar que lo resecan y los deshidratan.

Debemos conseguir un champú para cabellos deshidratados, y aplicar mascarillas nutritivas, que deben actual al menos por una hora, asisitir al estilista para que recorte las puntas le dé forma a nuestro corte, y no olvidarnos de realizar al menos una vez por semana baños de crema, para volver a lucirlos saludables.

Foto: Alaskan Dude

2 Comentarios

Dejar respuesta