Blefaroplastía e hilos tensores de anclaje para tratar párpados caídos

Ya sabemos que la piel de los ojos y los párpados es muy delgada y delicada, lo que hace que el paso del tiempo las deteriore y terminen por caerse formando una flaccidez a su alrededor que muchas veces se refleja en una mirada triste y las ya conocidas bolsas que se forman en la parte inferior del ojo.

Cuando las cejas se encuentran caídas o hacia abajo dan una sensación de cansancio o una expresión triste en el rostro de quien las porta, envejeciendo aún más el resto de la cara, pero para eso existen dos tratamientos estéticos muy efectivos que pueden devolverle al rostro su aspecto natural y eliminar la flaccidez.

Blefaroplastía, que se la conoce como cirugía de párpados y que ofrece excelentes resultados, ya que es ideal para corregir las bolsitas y gracias a las múltiples técnicas que existen hoy para realizarla no dejan marcas ni cicatrices visibles. La misma consiste por medio de una incisión quitar la grasa , y luego mediante pulsaciones láser o radiofrecuencia, hacer que la piel se estire y retome su lugar habitual. En el caso de los párpados superiores, la incisión se realiza bajo la ceja para evitar que en el futuro se pueda visualizar y en ambos casos los resultados son duraderos.

Por su parte los hilos tensores de anclaje, se utilizan para corregir la caída de los glúteos, de las cejas, y también son utilizados para corregir la flaccidez en la zona de la frente, se utiliza anestesia local y se hace una punción con una aguja especial que dirige el pelo hasta la parte donde se encuentra el pelo, se realiza un punto y se traba el hilo para levantar la zona adecuadamente.

Dejar respuesta